Un gol del Slavia en el último suspiro mantiene abierta la eliminatoria con el Arsenal

El Slavia Praga no realizó este jueves uno de sus mejores encuentros frente al Arsenal inglés, sin embargo, un gol en el tiempo de descuento le permitió empatar el partido y seguir soñando con las semifinales de la Europa League.

Casi todo lo que tenía que pasar en el Slavia Praga – Arsenal de este jueves pasó en los últimos 10 minutos del encuentro. Pero empecemos por el principio.

El equipo de Praga se enfrentaba al Arsenal inglés en los cuartos de final de la Europa League, en lo que, a priori, era un partido casi imposible para los checos. En cualquier caso, ninguno de los dos equipos tuvo su mejor día y ello quedó reflejado en el empate definitivo.

El partido empezó con polémica. Cuando el equipo inglés se arrodilló antes del inicio como símbolo de la lucha contra el racismo, los jugadores checos se mantuvieron en pie abrazados. Se trataba de una protesta por la sanción de uno de sus jugadores más determinantes en defensa, Ondřej Kúdela, quien fue suspendido por la UEFA por un supuesto comportamiento racista que Kúdela ha negado desde el principio.

Durante la primera parte de este duelo no vimos mucho fútbol. El Arsenal dio algún que otro susto y demostró que era superior en talento, pero tampoco se encontraba del todo cómodo. El Slavia, por su parte, tenía muchos problemas para mover el balón y se vio acorralado en su campo.

Por suerte para los checos, su portero Ondřej Kolář respondió con seguridad cuando tuvo la ocasión. Tuvo mérito su presencia en el partido de este jueves, ya que el guardameta volvía después de un grave traumatismo en la cabeza sufrido en la eliminatoria anterior, por lo que tuvo que jugar con una máscara y un caso protector. De esta forma, su imagen recordaba a la del mítico portero checo Petr Čech.

En declaraciones a la Radio Checa, Kolář comentó tras el partido que estas protecciones le habían causado algunas incomodidades.

“Cuando uno suda, le caen las gotas en los ojos. No veo en algunos puntos a mi izquierda y a mi derecha, por el centro veo bien, pero los lados me están dando problemas”.

La tónica del partido cambió en la segunda parte. Pudimos ver a un Slavia que recordaba algo más al de los encuentros anteriores, más atrevido y creando más peligro.

Pero el Arsenal, aunque decaído, puso en aprietos en varias ocasiones al portero checo que, no obstante, respondió bien. Tras el encuentro, el entrenador del Slavia, Jindřich Trpišovský, alabó la actitud de Kolář, ya que hay que tener en cuenta que había estado unas tres semanas inactivo.

“Para mí, Ondra es uno de los héroes del partido. Ha sido un gran impulso para el equipo ver su capacidad de decisión, venir a jugar después de lo que le pasó y de haber estado sin entrenar. Eso ha sido un impulso en la moral”.

Aunque las dificultades para el Slavia iban a multiplicarse. Los ingleses, que ya habían advertido con dos tiros al palo durante la segunda parte, culminaron con un gol una buena jugada en el minuto 86 gracias a Pépé, lo que supuso un jarro de agua fría para los checos, que soñaban con llevarse al menos un empate.

Todo parecía decidido, pero fue justo aquí cuando vimos la mejor versión del Slavia. Lejos de deprimirse, el equipo rojiblanco empezó a atacar con agresividad consciente de que quedaban pocos minutos. Uno de los momentos clave llegó con un potente disparo de Provod que el portero Leno desvió a córner. Dicho córner, que ocurría en el último minuto del tiempo de descuento, lo utilizó Tomáš Holeš para rematar de cabeza, poner el 1-1 en el marcador y mantener viva la esperanza del Slavia.

En opinión del guardameta Ondřej Kolář, el Slavia es capaz de mostrar un buen nivel en casa la próxima semana y conseguir el pase a la siguiente ronda.

“Valoramos mucho este empate. Espero que en el partido en casa consigamos algo similar y nos clasifiquemos”.

El próximo jueves, el Arsenal visitará Praga para jugar el partido de vuelta. Solo entonces sabremos si el Slavia pasará a las semifinales de la Europa League, con lo que igualaría su récord histórico del año 1996.

Las estadísticas no juegan a favor de los checos, pero esta temporada el Slavia ya ha demostrado que es capaz de plantar cara a casi cualquier equipo.

Leave a Reply

%d bloggers like this: