¿Podría ser canciller de Alemania el próximo jefe de la CDU?

El partido alemán conservador CDU elige un nuevo líder este sábado, en su primer congreso totalmente digital. Hay mucho en juego, pues el partido gobernante se está preparando para la era posterior a Merkel.

Cuando los alemanes elijan el próximo Bundestag (Parlamento) en septiembre, Angela Merkel, de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), habrá cumplido 16 años en el poder. Merkel ha visto ir y venir a tres presidentes de EE. UU., ha tratado con cinco primeros ministros británicos y siete italianos. En las numerosas tormentas, ha sido una roca de estabilidad, desde la crisis de la deuda europea hasta la pandemia del coronavirus. De modo que su sucesor se verá ante el desafío de la enorme huella que deja su desempeño.

La asamblea virtual de la CDU no se realiza, oficialmente, a fin de elegir al sucesor de Angela Merkel. La lucha es „solo“ por la presidencia del partido. Pero dado que la unión conservadora es el partido más fuerte desde hace meses, según encuestas, la cuestión de la cancillería se toma en consideración: quien se convierta en líder del CDU debería, en principio, ser apto para el cargo de canciller de Alemania.

Hombres católicos de Renania del Norte-Westfalia

Tres candidatos se postulan en estas elecciones para la presidencia de la CDU, y quieren suceder a Annegret Kramp-Karrenbauer, que se retira de la jefatura del partido: Friedrich Merz, el exlíder del grupo parlamentario de la CDU y su partido hermano bávaro, la Unión Cristiana Demócrata (CSU), Armin Laschet, el jefe de gobierno del estado de Renania del Norte-Westfalia y Norbert Röttgen, experto en política exterior.

Algo que los postulantes tienen en común es que los tres son católicos y padres de familia de Renania del Norte-Westfalia. Políticamente, los tres representan el centro, es decir, que piensan que la CDU debería distinguirse claramente tanto de la extrema derecha, representada por el partido Alternativa para Alemania (AfD), como del partido La Izquierda.

También comparten la preocupación sobre el futuro de su partido, que a menudo va a la zaga ante los cambios sociales. „¿Somos representativos de la sociedad? La respuesta es ‘no'“, dijo recientemente Laschet frente a los miembros de la CDU. En consecuencia, los tres quieren atraer a más jóvenes, más mujeres y más personas de origen migratorio. Los tres candidatos abogan también por una más amplia digitalización y una mayor protección del clima, pero quieren combinar eso con una economía que pise fuerte.

„Reconocimiento, elegibilidad y renovación“

A pesar de todas las similitudes, cada uno tiene su enfoque particular: Laschet pone gran énfasis en la justicia social y en la seguridad interna. Röttgen pide más responsabilidad para Alemania en Europa y en el mundo. „Somos el partido internacional, el partido europeo, el partido transatlántico. Tenemos que renovarlo“, dijo Röttgen a sus compañeros la semana pasada. Por su parte, Merz es visto como un representante del sector económico y representa un fortalecimiento del perfil conservador. Sus partidarios esperan que recupere a los votantes del AfD para las filas de la CDU.

La diferencia entre los candidatos, según dijo el politólogo alemán Uwe Jun a DW, es que „Merz se muestra más a favor de un mayor reconocimiento del partido, Laschet, de la elegibilidad en el centro político, y Röttgen, de la renovación“.

Con Laschet se podría continuar sin problemas la política de Merkel. Este ha apoyado incondicionalmente a la canciller en su controvertida política de refugiados, así como en su apertura del partido hacia la izquierda. Tal vez por eso Merkel ha dejado clara su inclinación por Laschet.

Merz probablemente sería el que más cambiaría a la CDU. Ha pedido al partido que se aparte de la sombra de Merkel. La canciller habría otorgado a la CDU altos resultados en las encuestas por su buena gestión frente al coronavirus, pero hace unos días, Merz señaló: „No seremos elegidos el 26 de septiembre por agradecimiento por el pasado, sino por las expectativas y esperanzas para el futuro“.

Una carrera ajustada

¿Pero qué quiere y qué necesita el partido conservador alemán? Uwe Jun cree que la pregunta no puede ser respondida de manera general, sino que depende de la perspectiva. En cualquier caso: „En su propia imagen, la CDU siempre se ha visto a sí misma como un partido gobernante efectivo. Si eso se toma como referencia, Laschet representa el menor riesgo“.

En este momento, Laschet es el único de los tres que ocupa un cargo gubernamental. Merz nunca tuvo uno. Y Röttgen fue espectacularmente destituido como ministro de Medio Ambiente por Merkel en 2012: había fracasado como candidato en las elecciones de Renania del Norte-Westfalia.

La cuestión de la experiencia del gobierno, sin embargo, no parece beneficiar a Laschet ni perjudicar a los demás. Entre los votantes de la CDU, Merz encabeza las encuestas con 29% y Röttgen, al igual que Laschet, que llega a un 25%. Entre los alemanes en general, Merz obtiene el 27% de preferencia, Röttgen el 22% y Laschet el 18%.

Pero el que parece obtener la mejor aceptación, por encima de los tres, es el ministro alemán de Salud, Jens Spahn, quien, sin embargo, por el momento descarta ser candidato. Las cosas se ven aún mejor para el líder de la CSU: el 55% de los alemanes ven al primer ministro de Baviera, Markus Söder, como un buen candidato a canciller.

Leave a Reply

%d bloggers like this: